Déjalo que se hunda... no es nuestro



Dos marinos irlandés viajaban a bordo de un barco. Uno de ellos, corriendo hacia el otro, le grito: “Este barco se está hundiendo”... El otro le contesto: Déjalo que se hunda, no es nuestro.

El razonamiento era mas trágico que gracioso y se olvido de una gran verdad fundamental, que todos los que manejan o participan en una empresa o negocio, en cualquier forma que fuera, están en el mismo barco. Y usted no puede hundir la mitad de una barco. Usted no puede hundir a la oficialidad y que la tripulación continué como si nada hubiere ocurrido. Pero tampoco usted puede hundir a la tripulación y que los oficiales sigan imperturbables en su viaje.

Y es lo mismo en todo negocio, el nuestro o el de cualquier otro. No se puede hundir la mitad del barco, ni la tercera parte, ni la cuarta, y dejar el resto a flote. Por esto tanto los empleados, jefes, socios o clientes. Todos tenemos un fin común: MANTENER EL BARCO A FLOTE. PORQUE TODOS ESTAMOS EN EL MISMO BARCO.


Duidis